A propósito de la vida, el programa radiofónico de Intelema

Como algunos de vosotros ya sabréis, Intelema tiene un espacio en las ondas radiofónicas. Todos los jueves conectamos en A propósito de la vida con los oyentes a través de la emisora Alzira Radio, que se puede sintonizar en la 107.9 FM en un espacio dedicado al propósito de vida y a todas las cuestiones afines a este tema. Esta semana hemos hablado del primer principio que nos representa “Hacemos lo que queremos, queremos lo que hacemos“. 

¿Es lo mismo hacer lo que quiero que hacer lo que me da la gana?

Según Celia Fernández, consultora de Intelema, cuando le ponemos ganas, ilusión, atención-concentración a algo, estoy vivo/a. Por lo que cuando uno está concentrado en dar lo mejor de sí mismo, hace lo que quiere y quiere aquello que decide hacer (en el trabajo, con su pareja, con la familia). Pero cuando uno está en lo peor, conectado a emociones como el agobio, la rabia, la frustración, el aburrimiento, el vacío, es cuando una persona puede llegar a estar muy harta, y entonces puede llegar a decir: “Mira, sabes qué te digo, que a partir de ahora voy a hacer lo que me da la gana, lo que me da la real gana”.

Otra cuestión que hemos abordado desde el plano de la inteligencia emocional es la posibilidad de ponerle ganas a algo cuando no las tengo. ¿Es posible? Desde el punto de vista metafórico de una pareja, se puede dar la situación que uno de ellos no tenga ganas y que cuando llegue y se encuentra con su pareja pueda estar en la gana o en la desgana, en el enfado, etc.

Puedo recibirle o ser recibida con una sonrisa o puedo recibirle o ser recibida con un gesto de enfado, desagrado, agobio. Esto sucede de forma inconsciente, porque no nos paramos a mirarnos y automatizamos estas “formas de estar” dando lo peor. Lo que suele ocurrir al final es que las personas aguantamos y cuando no podemos más explotamos (sufrimos y sufren los de nuestro alrededor).

Hacer lo que quiero y querer lo que hago con la pareja

Si aplicamos este principio a una relación de pareja, según explica Celia Fernández, es tan sencillo como ser amable y pedir amabilidad y si no me sale, si no soy capaz, he de preguntarme si quiero estar con esta persona o no. Si para mí tiene sentido esta relación o no; si esta persona quiere estar conmigo o no, si para mi pareja tiene sentido estar conmigo o no.

Porque no se puede construir un futuro con un presente de peleas, discusiones y malas caras. Si no puedo ser amable con mi pareja o si ella no puede ser amable conmigo. O pedimos ayuda o ponemos distancia. Hacer lo que quiero y querer lo que hago es un principio que cada persona debe de practicar con su pareja, tiene que ir en ambas direcciones y es un buen principio para crear una relación sólida y de futuro.

De otro modo estamos destruyendo nuestro amor propio, nuestra autoestima, nos estamos destruyendo a nosotros mismos. Y como sabemos que la práctica no es sencilla, es recomendable practicar el respeto, la amabilidad con tu pareja, con la persona que has elegido construir un proyecto como compañero/a de vida. Y si no te ves capaz de ser amable, de sonreír a tu pareja, de dar afecto ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu caso.

Deja un comentario